Search

Donde se confunde fantasía y realidad…

La verdad, a veces los entendidos en literatura se vuelven un poco… ¿cómo lo diría?… “exquisitos” sería una buena palabra, aunque no la única. Lo que quiero decir es que tienden a ser demasiado cuadriculados, a querer encorsetar obras y estilos literarios sin ninguna razón lógica; y eso hace que a veces el público que, no está tan puesto como ellos en estas cuestiones técnicas, se confunda un poco o simplemente se aburra, y se vaya a otra cosa, mariposa. Así que ojo, expertos literarios, vuestras opiniones y tecnicismos pueden hacer que se pierdan un montón de potenciales lectores, ahí queda eso.

¿Por qué digo esto? Bueno, porque, en lo que se refiere a la literatura fantástica, como ya he comentado antes, habría que analizar lo que significa eso de “fantástica”. Se da por entendido que se refiere a mundos, seres o situaciones que no son reales; pero, en realidad, casi se podría aplicar a cualquier obra de ficción escrita. O al menos, esa es mi opinión, que cada día tengo más arraigada. Por ejemplo, en este género, ¿no podría entrar también la literatura erótica?

Para los que no son aficionados a ese tipo de lectura, y puedan entender mi razonamiento, haré una analogía en plan visual, y les hablaré del cine porno (ya sean películas o videos xxx online). Espero que todos aquellos que sí que son fanáticos de este género artístico (son muchos, no lo neguemos, ni tampoco neguemos que es un tipo de arte, aunque a veces se devalúe bastante, jeje) se hayan percatado de que en esas escenas hot hay mucho de fantasía, y que no todo corresponde a la realidad de lo que sucede en las relaciones sexuales de cada día. Precisamente, la pornografía juega con nuestra fantasía como pocas otras cosas, haciendo que nuestra mente asimile no sólo lo que nos entra por la visión, sino evocando y relacionando otros estímulos con ello, hasta llegar a provocarnos excitación; pero también está claro que está llena de estereotipos que, aunque en su gran mayoría siguen funcionando, no se corresponden con la realidad de cualquiera de nosotros, creándonos mitos o ilusiones que alteran nuestra líbido, pero no nuestro día a día (una auténtica pena, jeje).

De cualquier forma, ya hay muchos artistas del género pornográfico que critican la forma en que el cine xxx sigue tratándonos en pleno siglo XXI, argumentando que necesita una regeneración que se ajuste a los nuevos tiempo; entre ellos Erika Lust, una directora afincada en Barcelona que tiene muy claro que su cine porno no tratará a la mujer como el simple objeto de deseo y satisfacción del hombre, sino que esto debe ser mutuo y en ambas direcciones. Seguro que con el tiempo habrá algún tipo de cambio en este sentido o en otros muchos, todo será si el público en realidad quiere que lo haga.

Y bien, ¿se podría aplicar todo esto a la literatura erótica también? Así mismo, en ella se juega con muchos estereotipos, incluso más que en las películas, porque aquí sí que es la mente la que trabaja para evocar lo que dicen las palabras; además, existe mucha más subjetividad, porque cada persona que las lee es un mundo, y le pueden resultar muy diferentes de cualquier otro lector. Y por supuesto, se narran situaciones que muy pocas veces se corresponden con la realidad, así que desde luego todo depende de la imaginación del autor y del que lee la obra, y en pocas ocasiones se corresponden con vivencias propias. Se podría analizar esto profundamente, pero, como veis, hasta este punto puede servir para corroborar mi opinión: es inútil querer encorsetar los géneros literarios, ¿o no?

¿Conoces “La Historia de Kullervo”?

Creo que todos los visitantes de este blog conocerán al J.R.R. Tolkien como uno de los máximos representantes de la literatura fantástica; de hecho, gracias al éxito mundial de su épica El Señor de los Anillos, no hay quién dude que es toda una leyenda literaria. Pero si alguna vez te ha interesado saber cómo comenzó Tolkien a convertirse en uno de los más brillantes iconos de las letras, entonces La Historia de Kullervo puede darte algunas respuestas. El primer borrador inédito de esta obra se lanzó hace justo ahora 2 años, en agosto de 2016, con las notas originales de Tolkien.

Según parece, durante 1914, mientras Tolkien estudiaba poesía en la universidad, esta historia fue su primer intento significativo de escribir fantasía. El amor de Tolkien por el folklore y la poesía finlandesa lo llevó a escribir este libro que nunca se terminó, pero que dio como resultado directo la escritura de El Hobbit y El Señor de los Anillos. La historia es una versión en prosa del Ciclo Kullervo: una sección de la epopeya finlandesa del siglo XIX, el Kalevala; también influyó en El Silmarillion, otra gran novela fantástica del autor, siendo una de las fuentes para contar la crónicas de Túrin Turambar, uno de sus personajes emblemáticos. Tanto Kullervo como Túrin son intimidados injustamente hasta que buscan vengarse sangrientamente de sus torturadores, mientras que seducen sin saberlo a su propia hermana, antes de acabar suicidándose.

Aunque el manuscrito de esta novela se puso a disposición del público para su lectura hace muchos años, nunca había sido publicado como un libro independiente. Por eso, la edición de 2016 era esperada por muchos amantes del género, que conocían el manuscrito y la historia pero que nunca habían podido disfrutar de tener una copia entre sus manos.  Ahora, ese deseo se ha hecho realidad, así que sólo queda hacerte con uno de estos ejemplares, y disfrutar con los primeros pinitos de Tolkien en el género que lo convirtió en leyenda.

Los dragones más famosos de la historia

Hay algo mágico en los dragones que ha capturado y llenado la imaginación de las personas durante miles de años, desde que aparecieron en las historias escritas en la antigüedad. Los dragones son criaturas míticas que aparecen en diferentes culturas y períodos de tiempo. Han sido descritos como monstruos, serpientes, reptiles o bestias, y por lo general se piensa que tienen alas y respiran fuego. También se dice que tienen escamas y garras, mientras que algunos también tienen cuernos. Algunos pueden tener más de una cabeza, y casi siempre son venenosas; también pueden tener más de una cola, y pueden tener dos, cuatro o más patas.

Durante gran parte de la historia, los dragones fueron considerados como cualquier otro animal exótico: a veces útil y protector, a veces dañino y peligroso. Eso cambió cuando el cristianismo se extendió por todo el mundo, y los dragones adquirieron un matiz decididamente siniestro y llegaron a representar a Satanás; sin embargo, estas fascinantes criaturas mágicas han continuado cautivando nuestra imaginación a través del folklore, la literatura y, más recientemente, películas, series de televisión y videojuegos.

¿Quieres conocer a algunos de los más famosos? Aquí va esa muestra:

  • Maléfica: Sí, la villana de La Bella Durmiente, creada por Disney en 1959, es una de las pocas dragones hembra que conocemos. Ella tiene una forma humana la mayor parte del tiempo, pero una vez que se enoja puede convertirse en un dragón feroz, escupiendo fuego que hace que sus enemigos corran por sus vidas.
  • Horntail el Húngaro: Horntail es un dragón nativo de Hungría y se considera la raza de dragón más peligrosa que existe. Lo conocimos en la versión cinematográfica de Harry Potter y el Cáliz de Fuego, donde se liberó de su cadena y atacó a Harry; los dos lucharon en una emocionante persecución que se extendió por todo el recinto del castillo, y que estuvo a punto de causar la muerte de Harry.
  • Wyvern: El wyvern es una criatura legendaria con la cabeza y las alas de un dragón, un cuerpo de reptil, dos patas y una cola. Es particularmente popular en la literatura británica y a menudo se asocia con el clima frío y el hielo.
  • Charizard: Charizard es un Pokemon bípedo y draconiano y es seguramente el más valioso de todos ellos. Charizard era casi imparable en el juego de cartas de la serie, y si eres uno de sus fanáticos, entonces seguro que sabrás que cada vez que hacía su aparición en el mazo, había drama y lágrimas.
  • Bub y Bob: No hay duda de que Bub y Bob son los dragones de videojuegos más famosos de la historia. Y para los que piensen que Bubble Bobble es una imitación de Donkey Kong, sólo hay que fijarse  en el cambio de personajes y de objetivo: son dragones que tienen que esquivar monstruos, no fontaneros que esquivan barriles.
  • Drogon: El personaje de Game of Thrones es uno de los dragones nacidos en el mar de Dothraki, junto con Viserion y Rhaegal. Lleva el nombre del fallecido esposo de Daenerys, Khal Drogo, y se distingue por sus escamas negras y rojas y sus alas rojo oscuro.

Son sólo unos cuantos, pero está claro que los dragones representan una de las criaturas preferidas por todos los aficionados a la literatura fantástica.

Nuevos mundos, nuevos futuros…

Si tuviéramos que definir lo que en realidad significa el término “fantástico” en lo que respecta a la literatura, créeme que no sería nada fácil. En primer lugar, deberíamos considerar que cualquier relato que fuera de ficción, realmente se podría meter en esta clasificación, ya que, obviamente, tendría elementos de fantasía; pero como claramente esto no sería un elemento diferenciador, y englobaría un montón de géneros que sería imposible diferenciar  según este criterio, generalmente se emplea este término para todo aquello que tenga tintes de “extraordinario” o “poco corriente”, yéndonos a otra acepción de la palabra fantástico (como ves, ya no tiene que ver mucho con la fantasía). Si es acertado o no, poco importa, ya que el imaginario común ha convertido a este tipo de literatura en el referente de todo aquello que tiene brochazos de sobrenatural, extraño, terrorífico o ciencia-ficción.

Como ves, si se te ocurre decir que eres aficionado a este tipo de lectura, entrarás en un grupo con un ancho margen de movilidad, y tendrás que ser más concreto si en realidad quieres referirte a un subgénero en particular dentro de esta literatura. Hay que decir que estos subgéneros han venido muy determinados por las épocas, convirtiéndose así en algo así como una moda, propia de unos años en concreto; así, fueron famosas en la antigüedad las fábulas y las epopeyas protagonizadas por héroes y seres fantásticos; en el siglo XVIII se desarrollaron los cuentos infantiles; en el siglo XIX irrumpió con fuerza la literatura gótica y de terror, y en el siglo XX la ciencia-ficción ganó un montón de adeptos.

¿Y qué es lo que se lleva ahora en cuestión de literatura fantástica? Bueno, la tendencia es claramente hacia un público joven, y en vez de ayudarse con seres sobrenaturales o mundos de fantasía, se han puesto de moda los futuros distópicos. ¿En qué consiste esto? Bueno, se trataría de narrar un mundo generalmente post-apocalítico, que ha sobrevivido a alguna clase de desastre natural o pandemia causada por el hombre, y en la que se intenta sobrevivir a nuevas circunstancias creando un nuevo orden social, que generalmente es muy útil para unos pocos y oprime a la gran mayoría; en fin, que casi volvemos al feudalismo o a una autocracia aunque con condiciones de vida diferentes, pero la cosa se resuelve casi siempre echando manos de los antiguos valores, vamos, los que tenemos en este mundo imperfecto pero que al parecer son los que hacen una sociedad mejor. La verdad, si esto es en todo lo que podemos pensar, y es lo que más gusta a nuestros jóvenes, no sólo la literatura está yendo por lugares extraños, sino también todos nosotros en general.